Buscar

12 marzo 2009

Tengo la respuesta a la CRISIS. Tengo la fecha de finalización de la CRISIS.

La crisis se ha originado al haber muchas personas en la misma frecuencia de pensamiento, con independencia de su raza, idioma, estatus social, renta, religión, entidad financiera y edad. La crisis acabará tan pronto todos esos seres humanos maduren su pensamiento. Ya está.


No es una crisis del mercado financiero, no es una crisis económica coyuntural, ni NINJA, ni COWBOY, ni ALBAÑILERA… es una crisis estructural. Es una crisis en el ser humano. Es una crisis en la forma de pensar, de actuar, de sensatez, de valores, de ambiciones, de EGO. La crisis acabará cuando haya un cambio de actitud. Hay personas que maduran con la edad, es decir, con la edad a la que deben madurar… y otros, pasan los años sin madurar, hasta que maduran; y/o/u no.


Quien no entienda esto, está en crisis, es parte de la crisis, y esa misma falta de confrontación con esa verdad, será la que ponga el contador de tiempo. La crisis no es algo global, sino es una suma de individualidades. Una suma de unidades de pensamiento erróneo. En definitiva, una onda emitiendo en una frecuencia de expansión que suma a personas “iguales” a nivel mundial, que genera esta situación actual.


Un igual a otro, es aquel que por ejemplo odia a otro, y ataca con un insulto o con una guerra, según sus posibilidades económicas. El centro es el mismo, lo que varía es la magnitud de las herramientas. Un igual a otro, es aquel que por ejemplo envidia a otro por lo que tiene, y se compra ropas que aunque sin ser de marca, simulan los mismos colores, cortes, entallado y vestimenta del otro. Un igual a otro, es aquel que por ejemplo se siente minusvalorado y construye un hogar de 60 metros cuadrados con mobiliario, pintura, lámparas intentando semejar el interiorismo de un palacio; su hogar no es un palacio familiar, sino que busca que el significado a escala de un palacio se convierta en su hogar. Un igual a otro, es aquella persona que imita a otra, que se casa por la iglesia porque es una norma de higiene social y no por convencimiento propio. Un igual a otro, es una persona que vive por encima de sus posibilidades económicas, porque gane 1.000 euros y gaste 1.500 euros al mes, o porque gane 1.000 millones de euros y gaste 1.500 millones de euros al mes. Qué más da lo que haga, lo que importa es lo que es. Ya lo decía Antonio Banderas en el anuncio: “no importa lo que tengo, sino lo que soy”. Magnífica frase y verdad, que explica que esa frecuencia errónea de pensamiento está en el tener por encima del ser.
Es una crisis de EGO.


EGO. A la inmensa mayoría de las personas no les interesa "lo que es", sino "cómo se ven" o, qué calidad de imagen proyectan. Les interesa la imagen más que la objetividad. Y así, el hombre de la sociedad se lanza a participar en esa carrera de las apariencias, en el típico afán de 'quién engaña a quién', de cómo lograr mejor impresión. El mundo es un inmenso estadio en el que "el orgullo de la vida" juega un gran partido de las etiquetas, formas sociales y exhibiciones económicas para competir por la imagen social, un combate en el que a los seres humanos no les interesa ser, sino parecer.


Así como hay dos polos en un imán, uno positivo y uno negativo; las personas también cargamos con dos personajes en disputa; uno de ellos es el que se afana por el éxito material y el otro que aspira a elevarse espiritualmente. La descripción brindada por Sogyal Rinpoche en la obra "El libro tibetano del vivir y del morir" explica a las mil maravillas este descubrimiento: "Dos personas han estado viviendo en ti durante toda tu existencia. Una es el ego: charlatana, exigente, histérica, calculadora; la otra es el ser espiritual oculto, cuya quieta y sabia voz has oído y atendido sólo en raras ocasiones".


Sugerencias para superar el ego:


* Intenta conocer tu ego y determinar cuando tu ego influye y domina tu vida. Pregúntate: ¿Estoy escuchando a mi falso yo o a mi yo espiritual? A medida que vayas adquiriendo conciencia de tu ego, podrás librarte del egocentrismo y entrar en la conciencia verdadera.
* Comienza a llevar la cuenta de con cuánta frecuencia usas el pronombre "yo". Al no centrarte en tu propia persona estarás superando el ego.
* Comienza a considerar tu ego como una entidad que te acompaña y que tiene un propósito. Es invisible y siempre está a tu lado, el ego trata de convencerte de que tú estás separado de Dios, de tu superioridad respecto de otros, y de que eres "especial". El quiere que te sientas ultrajado cuando recibes un trato incorrecto, cuando te insultan, cuando no te acarician; ofendido cuando no te sales con la tuya, herido cuando pierdes en una competición. Debes liberarte de ella.
* Escucha a los demás y no te centres en ti mismo. Durante las conversaciones, concéntrate en lo que la otra persona está diciendo y en lo que siente. Luego respóndele con una frase que empiece por "tú, usted". Esto se denomina escucha activa. Es una manera de contener el ego y permitir que participe el yo espiritual.
* Resístete al hábito de permitir que el ego domine tu vida. Cuanto más se resista a permitir que tu ego sea quien controle tu vida, más pronto llenará el espacio que antes ocupaban las exigencias de tu falso yo.
* Practica la meditación diaria o el acallar tu mente para deshacer la ilusión de que está separado del universo y que todas las almas son extensiones de la energía de Dios. Comenzarás a tratar a los demás como te agradaría que te tratasen a ti. Te sentirás conectado con todo y con todos.
* Trata de borrar de tu mente la palabra "especial". Especial implica mejor que, o más importante que. Niega que Dios habita en cada uno de nosotros. Todos somos especiales a los ojos de Dios: por lo tanto, nadie necesita la etiqueta de "especial". No hay favoritos. No se relega a nadie. Todos somos Uno.
* Escribe un diario. Trata de describir en que te beneficia sentirte ofendido. Lo que te ofende es obra de tu ego. No pretendas que el mundo debería ser como tú eres y no como en realidad eres.
* Da más de ti mismo y pide menos a cambio. León Tolstoy, pasó de ser un egocéntrico a ser un servidor de Dios, luego de aprender muchas lecciones y pasar por tribulaciones. Y escribió lo siguiente: "El único significado de la vía es servir a la humanidad". Sea quien acaricie. Sea quien da cariño.
* Recuérdate cada día que el más alto culto que puede rendírsele a Dios es servir a la humanidad, y que mediante ese acto tu yo espiritual se sentirá realizado.
* Pon fin a la búsqueda externa de la libertad y conoce el sabor de la auténtica libertad que es la comunión con tu yo espiritual. La auténtica libertad no necesita nada para demostrar Tu existencia. TE LO DICE ESTE VAGABUNDO… Sólo siendo auténticamente libre podrás amar, porque no existe amor sin libertad. La falsa libertad exige que tenga a la mano algo que dé fe de tu existencia.


Si alguien no cree, o no confía en lo escrito hasta ahora en esta entrada es porque vive en la DUDA. La duda te ata, ya que en el momento que parasita en ti, se hace tú. La crisis del EGO se agrava y potencia con la crisis de la DUDA. Luego la eleva la crisis del TEMOR; y por último la remata la crisis por la NUTRICIÓN. De DUDA, TEMOR y NUTRICIÓN hablaré en mi próxima entrada.


Para terminar con la “ubicación de la crisis”, que no está más lejos que en nuestro interior, te justificaré que tampoco entiende de edad. La crisis es del ser humano. No es exclusiva del presidente sexagenario de una multinacional, ni de un broker treintañero, ni de un nuevo rico venido a más con un sorteo de lotería, es de todos. Y se comienza desde joven. Los niños son adultos y los adultos también.


Os animo a ver como se educan muchos valores en nuestros días en el siguiente video enlace a youtube: http://www.youtube.com/watch?v=L11s56ALon0


Para resumir todo, acabo esta entrada con una de las personas que más admiro en estos tiempos y en lo relativo a la construcción de una sociedad armonizada: el juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias educativas y orientadoras; quien ha publicado un libro 'Reflexiones de un juez de menores' (editorial Dauro) en el que inserta un 'Decálogo para formar un delincuente'. Es muy interesante, y dice así:


1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8: Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.


Termino con un buen consejo:
“TEN CUIDADO CON LO QUE LE PIDAS A LA VIDA, PORQUE PUEDE SER QUE TE LO CONCEDA”

1 comentario:

Pepelu dijo...

Marita, buenas tardes
Si quieres contactar conmigo escribe un comentario con tu email o teléfono. Nadie lo verá ya que yo modero/controlo los comentarios antes de subirlos al blog y obviamente no mostraré tus datos.
Muchas gracias.
Un besote

Publicar un comentario