Buscar

Cargando...

19 abril 2011

EXORCISMOS

25.000 EXORCISMOS
en 10 años. 

Cuanto menos, interesante la labor de este franciscano. Lo fui a conocer, porque comparto con él la facilidad con la que en este terrirorio mexicano, se abusa de estas artes oscuras, santería y mierda por parte de millones de personas que a diario buscan joder y matar vendiendo su alma al diablo.

En cualquier mercado de este territorio hay santeros, brujos de mierda y verdaderas chabolas de magia que te consiguen lo que desees: amarres, males de ojo, maldiciones, enfermedades graves, muertes, etc...

Andas por la calle, y te cruzas con miles de personas rendidas a esos cultos. Se les reconoce perfectamente, porque ni se ocultan y además dan muestra de ello con sus complementos colgados de cuello, muñeca, dedos, etc... Y si además sabes descifrar energía, te resutará todavía más fácil desvelarlos con los ojos cerrados. Y son de toda clase social, renta económica y edad.

En este territorio, hay un hábitat muy grande rendido a lo "obscuro" como dicen aquí: políticos, empresarios, narcos, delincuentes, periodistas, sindicalistas, directores de conservatorios, entrenadores de gym, chulos puta, etc... etc.

Nadie puede entender tanta ejecución, asesinatos, mutilaciones, decapitaciones y muerte ritual, si no es de la mano de las artes oscuras de mierda. Actualmente hay algunas líderes en la cárcel... pero fuera, en la calle, su red de santeros sigue trabajando. Da lo mismo que esté el cuerpo humano entre rejas, estas son batallas en otros planos del astral, fuera del reclusorio.

Fray Pedro Sánchez Acosta, ¿qué opina? ¿qué hace? ¿qué piensa del origen del terror y muerte en México?

Con la autoridad que le da el nombramiento como exorcista y con la experiencia de 25 mil casos a partir del año 2.000, Fray Pedro Sánchez Acosta, sacerdote exorcista de la Tercera Vicaría de la Archidiócesis de la Ciudad de México, franciscano de la Tercera Orden Regular (TOR), considera que Satanás ha ganado terreno en la sociedad, ante la indiferencia de autoridades y ciudadanos.

Considera que la sociedad en su mayoría se deja llevar, cuando les conviene, a una moral "facilota", tal como se le presenta la moral civil y la política porque así vive una moral sin Dios, sin iglesia, sin credo.


Explica que en cada caso de ejecución, de aborto, de corrupción, la persona es dominada por un demonio, y las induce a cometer adulterios, a matar a indefensos e inocentes. Asimismo, los santeros, paleros, brujas de mercadillo de sonora… son formas de dejarse conquistar por Satanás.


Esa situación "nos lleva a valorar el otro infierno que Satanás logra poner en nuestra tierra. Esta es la Existencia o separación Dios-sociedad".


Mucho se ha hablado sobre la alta incidencia de diversas problemáticas sociales en México, como divorcios, suicidios de adolescentes y de manera enfática, el incremento de las narcoejecuciones, narcosatanismo, así como los delitos graves cometidos por menores de edad.

Más allá de las estadísticas, de las opiniones o diferentes puntos de vista de los actores sociales y políticos, la opinión de representantes de la Iglesia Católica trasciende la naturaleza humana y nos situa en un problema espiritual, detrás del cual está Satanás y las consecuencias de odios, rencores y otras situaciones que llevan a vivir en la inseguridad social.

La actuación de Satanás en las personas y como consecuencia en la sociedad, tiene diferentes caras, se manifiesta de múltiples formas, lo cual lleva a muchas personas a presentar síntomas claros de posesión satánica.


Para ello, el poder eclesiástico cuenta con sacerdotes elegidos por el Obispo de la zona de su jurisdicción a la que pertenezca el padre, para atender a la gente dañada por la acción de algún mal físico, mental o espiritual, familiar, social; por cualquier acción satánica. Ellos son los exorcistas.

Con ese panorama y con esa visión, Fray Pedro Sánchez Acosta concedió una entrevista para dar su punto de vista sobre los acontecimientos sociales y de inseguridad que ocurren en Chihuahua, reflejo de lo que sucede en el país.

De acuerdo con el sacerdote, prevalece en la sociedad una actitud de apatía hacia la religión, hacia las cuestiones espirituales.


SATANAS EN CIFRAS


Si se suma el número de abortos registrados en el mundo, en un año serían más de dos millones. Sólo de jóvenes muertos por droga y alcohol suman 50 millones al año. Los daños de la pornografía provocan que haya unos cien millones de adúlteros..."y así le podríamos seguir viendo las mafias de corrupción que manejan a nivel provincia, nación, continente y a nivel mundial...".

El incremento en narcoejecuciones y en general de la violencia e inseguridad, tiene que ver con la presencia de fuerzas malignas, considera.

El sacerdote, desde el año 2.000 ha atendido unos 25 mil casos de exorcismos, lo cual lo ha llevado a manifestar que: "La mayoría de las personas que inducen a las otras por pasar crisis morales o económicos, cometen el error de invitarlos al satanismo al aconsejar: 'Hazte una limpia o vete a que te den una bañada de sangre de gallina negra con un santero y ya verás que todo te irá mucho mejor'. Y sí, les va bien por un mes, pero luego Satanás a cobrar mil por uno de sus 'milagritos' de ayuda que haya dado, ya sea con muertes de familiares o con una mayor pobreza en toda la familia, con infelicidad personal y matrimonial, con separaciones de la pareja".

Y es que considera que Satanás es el rey del mal, y sólo nace el mal en grado sumo. De matar nacen todo tipo de venganzas, odios, resentimientos y ganas de matar en los hijos de los fallecidos.

El mayor triunfo de Satanás es dominar obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, así como al mayor número de niños, jóvenes y adultos en todas las iglesias, de todas las naciones. "Por eso, los primeros son muy atacados por sectas satánicas".

Sin percatarse o tener conciencia de ello, una persona puede estar afectada por Satanás a través de sus ascendientes, o bien, por un mal practicado por otra persona dirigido hacia ella o hacia algún familiar o vecino. Es la fuerza maligna la que actúa y entra donde encuentra oportunidad, por lo que el sacerdote considera que se deben tomar precauciones a través de la oración y cercanía con Dios.

Para tratar de comprender mejor la actuación de Satanás en las personas, contó algunas anécdotas, en donde los nombres son ficticios para relatar los casos reales.



CONSECUENCIAS DE UNA CONSAGRACION A SATANAS


El caso más fuerte que se le ha presentado es el de Juan, un joven que cuando estaba frente al sacerdote, sopló tan fuerte que lo aventó medio metro, aun cuando Fray Pedro pesa unos 110 kilos. "Sentí miedo, pero a la vez ímpetu divino para liberar al joven que se encontraba poseído".

Esa fue la consecuencia, la consagración de Juan a Satanás. Él y otros jóvenes se comieron un perro negro y a una joven virgen para consagrarse. Los síntomas provocados por aquel ritual, lo llevó a presentar síntomas fuertes de posesión, al grado de requerir ayuda. Así llegó ante el sacerdote, quien luchó con su grupo de oración para liberarlo y una hora después, lo lograron.

LA POSESION A TRAVES DE SU PADRE

Saúl comenzó a contorsionarse. Había perdido el control de su cuerpo, la tos no cesaba, el temblor era incontrolable, vomitaba sangre.

El joven de aproximadamente 35 años de edad, fue el primero que presentó síntomas de sanación y liberación, desde el primer día del exorcismo.

Llegó ante Fray Pedro Sánchez Acosta, sacerdote exorcista de la de Tercera Vicaría de la Archidiócesis de la Ciudad de México, debido a que su hermano Ángel presentaba claros indicios de posesión satánica.

Ángel se encontraba tranquilo. El grupo de oración se concentraba en él. "El Espíritu Santo nos hizo saber que la brujería tan fuerte que estaba sobre el jovencito, en realidad se la habían hecho al papá, para que se muriera con el fin de que sus hijos -que trabajan con él en un negocio familiar- quedaran desprotegidos e inexpertos, fueran a la ruina", relata Fray Pedro.

La brujería que una persona practicó en contra del padre de familia, afectó a toda la familia. Una vez que iniciaron la oración, el primero que comenzó a sanar y liberarse, desde el primer día, fue el hermano mayor, Saúl. Los nombres de este caso son ficticios, el caso es real.

Ángel es un joven de 25 años que llegó ante la presencia del sacerdote exorcista por iniciativa de su padre y sus dos hermanos.

En su posesión, con un peso de 46 kilos, demostraba una fuerza descomunal, al grado que ni sus tres parientes, varones fuertes y jóvenes, podrían controlarlo.

Cansados de luchar por él, de atenderlo con médicos especialistas, decidieron recurrir a brujos, curanderos, espiritistas, videntes y santeros, estaban seguros que estaba afectado por un mal superior. Todo fue inútil, su situación empeoró. Así, en esa búsqueda, llegó el caso a Fray Pedro Sánchez porque se lo canalizó otro exorcista que requería su opinión.

Después de la confesión de la familia y del mismo joven, comenzaron a orar, con el apoyo del grupo de laicos que colabora con el sacerdote. Fray Pedro dirigía la oración, ahí estaba el padre de Ángel y sus dos hermanos, de 35 y 30 años de edad.

¿Por qué el daño se fue hacia el hermano mayor, y por qué las manifestaciones más fuertes se presentaron en el más joven?. "Porque es el primogénito, lleva el mismo nombre que el papá y el abuelo paterno y en el caso del jovencito porque él tenía formas de conducta y de hablar propias de los adolescentes, a las cuales se meten sobre todo en la escuela secundaria, según ellos por moda. Nosotros sabemos que es la acción de Satanás, en muchos grupos de clara ascendencia demoníaca".

"Y en ese sentido, un exorcismo no es sólo un proceso de oración u oraciones aisladas, se trata de un cambio de vida, de ser, pensar, actuar, porque el individuo que es liberado de la influencia demoníaca -por una acción misericordiosa de Jesús a través del ejercicio del magisterio de la Iglesia Católica-, tiene una nueva oportunidad para rehacer su vida de una manera diferente a la que venía haciendo; es una caridad de Jesucristo", enfatiza Fray Pedro.

EL CANCER: OTRA MANIFESTACIÓN

El odio de la amante de su esposo, le provocó a Ana cáncer en el estómago. Ella es madre de tres hijos. Llegó con su vientre lleno de agua, la cabeza rapada por las quimioterapias y con un fuerte dolor que provocó en Fray Pedro Sánchez impotencia, porque ya ni la morfina la calmaba.

Con la oración de su equipo, el sacerdote pudo determinar, que se trataba de un caso de brujería de muerte realizada por la amante de su esposo. "Apenas realizamos la oración más corta de dos palabras, porque ella no soportaba ver a ninguna persona cerca de ella. Con mi pobre experiencia yo pensaba que no duraría media hora. A las tres horas, Ana se levantó sana ante la sorpresa de todos". Ese milagro le ayudó al padre Pedro a ser exorcista.



LOS CASOS DE POSESION SE PUEDEN CONFUNDIR


Todo daño o crisis física, mental y espiritual, al aumentar en fuerza por alcohol, droga o satanismo provoca ataques de dudas, divisiones internas, una cerrazón material y espiritual, al no controlar la fuerza negativa por ver todo sin una salida de victoria a su mal, explica Fray Pedro.

Sin embargo, no siempre llegan a ser casos de posesión satánica. "Al multiplicarse en la persona sus obsesiones, sugestiones, visitaciones de voces o de espíritus de amargura, pesimismo, se llega a que su espíritu esté invadido. Esa etapa ya es la posesión. Se puede tratar de posesión menor o mayor, de acuerdo con la cantidad de espíritus de descontrol que posea a dicha persona".

Los casos de exorcismo tienen que ver con problemas psicológicos o emocionales, porque desde niños a ancianos, son atacados por crisis y problemas fuertes, que han de superar por las buenas o por las malas.

Dichos problemas tienen que ver con casos de límites de dolor por pobreza, divorcio o por peligro de cáncer, y el aumento de sufrimiento se debe a que muchas veces no se tiene una base de fortaleza por una asegurada unidad con Dios. La persona se encuentra sin defensas y suele irse a la práctica de la brujería (santería), o de alcoholismo, a intentos de suicidio, detalla Fray Pedro.

Una persona que es víctima de una posesión diabólica o bien, quien está cerca de alguien que tenga ese problema debe valorar si está consciente o inconsciente, si se puede tener información directa para hacer un pequeño diagnóstico al confesar a sus papás y hermanos, para averiguar la causa de su mal, si es por su práctica de brujería o por la otra persona, si le viene del ambiente familiar o de tener alguien fuera de la familia, ya sea de un centro de brujería cercano a su casa.

Con alguna o sin ninguna información se puede realizar un exorcismo menor:
"En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Señor Jesús, por tu Sangre de la Cruz corto, ato, amordazo, nulifico toda acción de Satanás, venga de quien venga, y lo mando derrotado a los pies de la cruz de Cristo Jesús, nunca más vuelva a ti y se vaya sin hacer daño a nadie. Amén".

Repiten esa oración varias veces hasta que ven una reacción en la que noten que la persona se está liberando. Posteriormente hacen que la persona poseída participe, en lo posible de su inconsciencia, para que renuncie a Satanás, y toda la brujería que ella u otras personas le hicieron, hasta lograr que participe totalmente y lograr la total liberación.

La oración la puede hacer toda persona bautizada, "ya que cumplimos al deseo de Jesús cuando nos pide que nos ayudemos al rezar la frase del Padre Nuestro, 'líbranos de todo mal'. Hemos de aprender que una buena confesión con un sacerdote es el mejor exorcismo y, con comulgar en la misa, y rematando con esa pequeña oración anterior dicha por la persona tantas veces como sea posible hasta que vea que Jesús la libera".



¿QUIEN ES SATANAS?

"Es un ser o espíritu que al ser creado primero por Dios le dio su gran Poder Divino para ocupar uno de los primeros lugares, después de Dios", explica Fray Pedro.

"Pero, al ver que su segundo lugar lo ocuparía a futuro, la Virgen María por tener sólo Ella el honor de engendrar al Hijo de Dios por obra del Espíritu Santo, Satanás en el principio de los tiempos se rebela al desear aún más subir de categoría al querer ocupar el primer lugar, el del Padre Dios Creador, al conseguir dominar a Lucifer y a Belcebú junto a una tercera parte de los ángeles. Ante su derrota, Satanás y los suyos eligen irse fuera del cielo en busca de un lugar creado por Dios, pero que al llenarlo se convierte en un lugar de tinieblas o infierno, donde Satanás pone su trono. Si bien, él no es el dueño del infierno, ya que las llaves del infierno las tiene Nuestro Padre Dios, quien hará en el último día que su Hijo Jesús junto con la Virgen María y San Miguel Arcángel, cierren para siempre el infierno para que nadie salga de él".

Así, Satanás busca tener el mayor número posible de personas para que le amen y adoren más que Dios. Para dominar a las personas; se sirve de embaucar con toda clase de mentiras, con su seducción, obsesión, visitación, vejación y posesión.

"Así lo hace en todas las sectas satánicas (darketos, sectas secretas, etc.), o desde las simples personas que viven con un cirio con Dios y otro con el diablo para tener buena suerte, buen amor, mucho dinero y muchísima salud; por medio de amuletos de santa muerte, del niño Fidencio, o Valverde; pero estas personas son más traicioneras y falsas que los satánicos porque se burlan de Dios, aun sabiendo que eso es malo".



¿QUE SIGNIFICA SER EXORCISTA?

Un exorcista es un sacerdote elegido por el Obispo de la Iglesia Católica, que pone en la zona de su jurisdicción para atender a las personas dañadas por la acción de algún mal físico, mental o espiritual, familiar, social; por cualquier acción satánica.

Pero no cualquier persona puede ser exorcista. Todo sacerdote católico puede hacer exorcismos menores, ya que siempre los hace en cada bautismo y en cada confesión. Sin embargo, sólo el sacerdote elegido por el Obispo puede hacer los exorcismos mayores.

Para Fray Pedro ser exorcista significa una mayor satisfacción que antes de no serlo. "Ahora que soy un sacerdote médico más completo, porque cuento con el poder de Dios en Jesús y en el Espíritu Santo para poder solucionar con un buen diagnóstico, después de ver los males de cada persona que le vienen por daños repetitivos desde sus antepasados, desde sus daños personales (abortos o muerte prematura, infelicidad personal y matrimonial, odio, rencor, rechazo, desprecio, alcohol, droga, adulterio, brujería satánica, santa muerte) y desde sus daños ambientales (todo mal que le han mandado por maldiciones, envidias o por brujerías de querer romper su matrimonio, que se quede sin trabajo...).

En la oficina de Fray Pedro atienden a las personas que solicitan sus servicios sólo por previa cita dada. Atiende sólo el lunes, por la gran demanda que tiene de personas que van de toda la República Mexicana y de Estados Unidos, ya sea porque no hay exorcistas autorizados en sus diócesis o porque no han visto mejoría.

La preparación es de toda la semana, ya que además el padre tiene que atender su parroquia de los Santos Reyes. Con su equipo se preparan 25 personas laicas, auxiliares de liberación, que forman parte del grupo de la "Casa de María Inmaculada", con quien dan de comer y conviven todos los viernes con 600 personas indigentes, ancianos y madres solteras. Posterior a un buen diagnóstico y una confesión, comienzan las oraciones para liberar a cada persona que acude con previa cita.



Y SI EL MAL SOCIAL ES TAN GRANDE ¿POR QUE HAY TAN POCOS OBISPOS, SACERDOTES, RELIGIOSAS QUE AYUDEN CON EXORCISMOS?

"Es verdad que en cada bautismo y penitencia se ejerce el exorcismo. Si bien nos hace falta prepararnos más en la fuerza divina que Jesús nos da para este gran ministerio en bien, para hacer una familia unida, una sociedad y patria unida y un mundo unido".

Así, reconoce que falta preparación tanto en la sociedad como en quienes dirigen las riendas de la Iglesia.

No es lógico que habiendo tanta demanda haya tampoco personal dedicado a ello. Fray Pedro es él y un equipo de 25 personas... que son sus ayudantes de liberación, pues... ¿por qué no se forman en estos menesteres a más personas de la curia o laicas?.

Yo en mi tierra, conozco a algunas laicas "maestras/brujas" que se creen hacen limpias menores y mayores; y con el tiempo me han demostrado que son otras sacapelas chantagistas emocionales. Tened cuidado. 
Ah! Y otra pregunta con respuesta incorporada: ¿por qué la proporción de satanismo en un territorio es directamente proporcional al infranivel cultural de la población?.

Moraleja: No me creo todo lo que veo, ni veo todo lo que creo. Aunque veo lo que otros no ven. Imagino, que al igual que Fray Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada